El arte de huronear

Los hurones son excelentes animales de trabajo que fueron utilizados en el pasado para el control de plagas de conejos y roedores. De esta manera, a diferencia de lo que muchos pudiéramos creer, huronear es un verbo, que se define en palabras sencillas como el acto de cazar con hurones.

Los primeros datos concretos son narrados por Strabo en el año 63 antes de cristo, sin embargo, existen testimonios de diferentes culturas y personajes históricos, tales como Genghis Khan en 1221. La primer evidencia concreta del uso de los hurones para la caza deportiva data de la Corte Inglesa en 1223 y tal fue el éxito que en 1390 las leyes limitaron la posesión de los hurones a quien ganara un mínimo de 40 chelines por año.

En la actualidad, aunque la caza deportiva puede ser considerada como controvertida para algunos, los hurones siguen siendo parte importante de este deporte.

Pero… ¿En qué consiste la caza con hurones? Esta práctica puede llevarse a cabo con o sin aves de presa, tales como águilas o halcones. De esta manera, una vez que el cazador ha ubicado un hoyo de conejo donde presuntamente puede existir una presa, libera al hurón previamente entrenado para introducirse en la madriguera y así obligue al conejo a salir de ella y de esta manera, en un área libre el ave de presa o el cazador pueda capturarla.

Escherichia coli
Fig 1.
En lugar de aves de presa se pueden utilizar perros.

Los principales inconvenientes a los que se puede enfrentar un cazador son:

1. Que el hurón se pierda: Llega a suceder que la madriguera del conejo se encuentre vacía o tenga tantos pasadizos que el hurón no encuentre a la presa, por otro lado, también puede pasar que el salga por una salida que el cazador no había contemplado y se pierda en los pasadizos.

2. Que no salga la presa: Si el hurón no se encuentra bien entrenado, puede decidir quedarse con la presa en lugar de sólo espantarla y sacarla del agujero.

3. Lesiones: Esta demás decir que tanto la presa como el hurón tratarán de defenderse en todo momento y esto puede llevar a un gran número de lesiones innecesarias.

4. Caza del hurón: Cuando el ave de presa se confunde o no se encuentra bien entrenada puede confundir al hurón con la presa.

5. Transmisión de enfermedades: Al tener contacto con animales de vida libre es posible perder en control de algunas enfermedades transmisibles entre especies, inclusive transmisibles al humano.

Escherichia coli
Fig 2.
Para evitar confusiones con las presas, algunos cazadores prefieren hurones de color blanco.

Por último, en años recientes, en diversos países ha surgido una versión menos riesgosa pero divertida aprovechando el gusto de los hurones por indagar: Carreras con hurones. Estas competiciones a diferencia de las que conocemos en perros o en caballos son en tubos. Los hurones que compiten lo hacen de manera simultánea pero cada uno en un tubo de aproximadamente 10 centímetros de diámetro; el ganador, será el hurón que recorra la distancia pactada en el menor tiempo posible.

Este artículo es exclusivamente informativo, no expresa en ningún momento la opinión del autor o de El Criadero de Hurones La Excelencia en Mascotas®.