Su reproducción. ¿Por qué no comprar un hurón entero macho o hembra? Cómo se puede tener confiablemente un hurón entero como mascota?

capítulo VII

Características de la reproducción del Hurón
Comportamiento de la hembra
Comportamiento en el macho
¿Por qué no comprar un hurón entero macho o hembra?
¿Cómo se puede tener confiablemente un hurón entero como mascota?

 


 


Características de la reproducción del Hurón

El hurón es un animal fotoperiódico, es decir, su ciclo reproductor se rige primordialmente por el número de horas luz o iluminación que se presenta en un mismo día.

Su período de apareamiento concierne a las estaciones de primavera y verano, por lo que dura aproximadamente de cinco a seis meses y con frecuencia, es desde marzo hasta fines de agosto; aunque en casos aislados podría comenzar en febrero o terminar a mediados de septiembre.

El período de apareamiento termina cuando el promedio de luz baja en un 30% o 40%, dando inicio al período de inactividad sexual, es decir, cuando la hembra rechaza al macho para la cópula.

Los animales de distinto sexo viven separados la mayor parte del año; raramente se encuentran y si esto sucede, se muestran hostiles.

Durante la tregua en el período de apareamiento, el macho que domina el territorio toma a la hembra por la nuca y a veces la arrastra enérgicamente, antes de cubrirla. La cópula se repite y es muy larga, ya que puede durar hasta dos horas. El pene está sostenido por un hueso que facilita la prolongación de la unión. Todo el mecanismo parece calculado para excitar profundamente a la hembra y va asociado a la inducción de la ovulación. Según se sabe, los hurones hembras sólo pueden ser inducidas a la ovulación mediante una cohabitación vigorosa.

En la vida silvestre y no así en los criaderos, el largo apareamiento puede exponer a la pareja al peligro de animales depredadores de mayor tamaño; pero este riesgo pasa a segundo término, ante la ventaja de una fecundación prácticamente segura.

Por ser el hurón fotoperiódico, los cambios en la intensidad de la luz contribuyen el primer impulso de la reproducción. Esta es percibida por la retina de sus ojos. Ahí se emite una señal que es transmitida por los nervios ópticos a la glándula pineal, la que más tarde transmitirá la señal al hipotálamo desde donde se transmite el impulso a la hipófisis. Aquí, en la porción distal de la adenohipófisis, las células delta o gonodotrópicas como respuesta al mensaje del aumento de la cantidad de horas luz, secretarán hormonas: FSH, LH o ICSH, según se trate de hembras o machos.




Comportamiento de la hembra

Por un lado se produce la hormona folículo estimulante (FSH) que sirve para la producción de los folículos ováricos, los cuales más tarde dan origen al óvulo y a los estrógenos y, por otro lado, se produce la hormona luteinizante (LH), que es indispensable para la maduración del cuerpo lúteo y la ovulación.

Cuando la hembra se encuentra sexualmente activa, entonces presentará algunos cambios psicológicos, internos y externos.

Psicológicamente las variaciones en la hembra permitirán que acepte al macho más tarde.

Internamente, se promoverá el crecimiento del útero, el incremento de vasos sanguíneos y la secreción de mucosas.

Externamente, la vulva, que es la región superficial de los órganos genitales de la hembra, incrementará su tamaño en unas cincuenta veces, además producirá un fluido que será secretado en tal cantidad que llegará a la porción distal que comprende la vulva y ano, según la etapa de apareamiento.

Logrados estos cambios se podrá realizar la cópula o apareamiento, para que después de unos cuarenta y dos días de gestación se cuenten con alrededor de unas seis crías promedio, llegando a tener hasta doce por camada.

Pasadas seis semanas de lactancia y después de diez semanas más de vida con la madre, las crías buscarán su propio territorio.

Transcurridos alrededor de ocho meses más, se iniciará nuevamente el ciclo estral en las hembras hijas.




Comportamiento en el macho

Se libera la hormona folículo estimulante (FSH), la cual impulsa las primeras etapas de la espermatogénesis y produce la hormona estimulante de las células intersticiales (ICSH), que dirige los últimos eventos de la espermatogénesis y permite la secreción de testoterona.

La FSH viaja por la sangre a las gónadas de macho o testículos donde estimula la producción de unas células, que están presentes en los túbulos seminíferos, que es la estructura interna de la cápsula del testículo o túnica albuginea.

Estas células llamadas de sostén, tienen la función de proteger, nutrir a la cadena espermática como son las espermatogonías, espermatocitos secundarios, espermátidas y espermatozoides, y también, tienen la encomienda de producir la proteína transportadora de andrógenos. De esta manera llega la testosterona a la luz del túbulo seminífero.

Al mismo tiempo, la ICSH produce y secreta testosterona a la sangre, para obtener los niveles necesarios de testosterona para que el macho esté sexualmente activo y así poder montar a la hembra.

Es muy importante que los niveles de testosterona sean los adecuados, ya que de lo contrario no se promoverá la formación de los espermatozoides.

El hurón macho al igual que la hembra, en vida silvestre no son sexualmente activos todo el año, ya que las horas luz del sol no son constantes todos los días.

Un hurón macho en vida silvestre se mantendrá en celo durante el período normal y tiempo de apareamiento, después de éste los testículos se dirigirán a la cavidad pélvica y se situarán delante del ano, donde permanecerán hasta la próxima primavera.

Durante el período de inactividad sexual la cadena espermática será interrumpida, por lo que no habrá producción de espermatozoides.




¿Por qué no comprar un hurón entero macho o hembra?

Como se hizo mención, al bajar las horas luz, los hurones silvestres sean machos o hembras que se encuentran en su medio ambiente natural, entran en anestro o inactividad sexual hasta la siguiente primavera; pero no sucede así en aquellos animales que se encuentran en criaderos, en donde la luz está controlada por el ser humano o como sucede en algunos hogares, donde se tienen como mascotas y están enteros.

Esta razón da origen a un grave problema para los hurones en criadero o como mascota y enteros que se encuentran en un hogar.

Como se sabe, el hurón es un animal fotoperiódico donde su ciclo estral entre celo y celo se rige por las horas de iluminación presentes en un día, sin embargo, en la vida hogareña y sin darse cuenta el propietario, se induce el celo del animal con sólo el mantener la luz artificial de la casa, ya que esta iluminación ocasiona la secreción de las hormonas FSH, LH o ICSH que fomentan el inicio de un ciclo estral.

SUS EFECTOS EN LOS MACHOS: Como consecuencia de la exposición a la luz artificial, el hurón macho entero producirá grandes cantidades de esparmatozoides fuera de sus tiempos y períodos normales, por lo que se volverá hiperactivo, voluble e insociable y no podrá convivir con otro hurón macho o hembra.

Por otra parte, presentará un olor muy particular que no es grato, producido por el almizcle que es un aroma parecido al del zorrillo, siendo así muy difícil de tolerar por los dueños, cuando su mascota vive dentro de la casa; independientemente de que se impregnará en las telas y siempre será un olor que irá en aumento.

Si esto fuera poco, los machos enteros tienen el hábito desagradable de orinar por todo el hogar, con el fin de marcar su territorio y además, se les pela la cola y acostumbran arrastrarse por la casa, para llamar la atención a la hembra a través del mal olor del semen.

SUS EFECTOS EN LAS HEMBRAS: En el caso de la hembra la situación es diferente sobre lo que sucede con el macho, debido a que el desenlace final es trágico, porque se fomenta la enfermedad conocida como anemia estrogénica, que es una anemia aplástica, la cual conduce a la muerte.

Con la participación de la luz artificial, la hembra mascota entera seguirá produciendo de manera prolongada una gran cantidad de hormonas FSH y LH que afectarán a la actividad normal de la hipófisis. Estas hormonas van a producir cambios internos y externos en los órganos reproductores que más tarde inducirán a la ovulación y al haber fecundación, se producirán variaciones hormonales que terminarán con la función de la LH.

Al tenerse una exposición elevada a la luz, comenzará una producción anormal de la hipófisis, por lo que se incrementarán los niveles de estrógenos, favoreciendo las condiciones para una anemia aplástica: Esta enfermedad consiste en la producción incorrecta e incontrolable de glóbulos rojos, blancos y plaquetas que, desafortunadamente al ser asociado a un prolongado estro, se conduce invariablemente a un acontecimiento fatal.

Por otra parte, como durante el celo se incrementa el tamaño de la vulva, entonces se aumenta la superficie de contacto con el mundo exterior y se elevan las posibilidades de una infección por parte de microorganismos.

Así también, dado que la producción de la mucosa en el útero provee los nutrientes necesarios para la subsistencia de bacterias, se genera una septicemia, entendiendo por ésta la presencia o persistencia de microorganismos patógenos o de sus toxinas, endometriosis que es la presencia de tejido aberrante o se produce la piometra, que es una importante infección uterina.

La anemia aplástica junto a la pancitopenia, predisponen a una bronconeumonía que es una inflamación en los pulmones, por lo que la temperatura del animal se eleva rápidamente seguida por una drástica baja de ésta, culminando con la muerte.

En pocas palabras, la anemia aplástica favorece el deterioro de los sistemas de defensa contra agentes extraños, como ataques bacterianos, por lo que el animalito estará indefenso.




¿Cómo se puede tener confiablemente un hurón entero como mascota?

Para tener como mascota a un hurón entero, debe estar completamente seguro de que este hecho no va a afectar a la salud del animalito. De ser así, no sólo el hurón será afectado, sino también el dueño, como propietarios, por el amor y cariño que le tiene.

Las personas que adquieren hurones enteros y los conservan como mascotas, lo hacen porque desconocen las consecuencias de este hecho y de que existe una solución para mantenerlos y conservarlos en casa.

La solución para tener a los hurones como mascotas, es una sencilla cirugía realizada por un médico veterinario experto, ya que solo un conocedor de la materia realizará la intervención quirúrgica sin arriesgar la integridad de su mascota.

SUGERENCIA EN LAS HEMBRAS: Para mantener al hurón hembra como mascota, se requiere someterla a una ovariohisterectomía (OVH) y gracias a esta cirugía, se elimina la posibilidad de una anemia aplástica originada por los elevados niveles de estrógenos que produce la hembra.

A partir de este momento se llama al ejemplar mascota esterilizada o mascota ovariohisterectomizada, según la terminología utilizada por lo criadores de hurones.

Para solucionar el problema del olor, se realiza la resección de los sacos perianales.

La mascota ovariohisterectomizada se denominaría de hoy en adelante como mascota operada.
Es así como un hurón después de haber sido sometido a estas dos cirugías, puede ser perfectamente una mascota.

SUGERENCIA EN LOS MACHOS: Para conservar al hurón macho como mascota, hay que realizarle una castración y gracias a esta cirugía, ya no habría cambios en el carácter del animalito, ni mostraría malos hábitos.

Además, para solucionar el problema del aroma propio de los mustélidos, donde el zorrillo es un buen ejemplo, habría que extirparle los sacos perianales.