Hurones en la ciencia

Históricamente los hurones han sido utilizados para el control de plagas de roedores y la cetrería. Huronear es el término exacto y se piensa que comenzó su práctica en África del Norte y fue poco a poco introducida en Asia, Europa y en las Islas Británicas hasta incursionar en muchas partes del mundo. Hoy en día, los hurones han incrementado su popularidad como mascotas y animales de laboratorio.

Esta especie, tiene muchas similitudes anatómicas, metabólicas y fisiológicas con los humanos lo que los convierten en importantes modelos de estudio. Los hurones han sido utilizados en investigaciones biomédicas tales como estudios cardiopulmonares, neurológicos y gastrointestinales desde principios del siglo XX. Por ejemplo, han ayudado a entender padecimientos cardiacos, la relación de la secreción mucosa en el asma y la influenza, el manejo de las úlceras gástricas y en veterinaria, a la comprensión del moquillo canino, enfermedad Aleutiana, infecciones por Helicobacter spp. y Escherichia coli, además de ser una alternativa cuando los perros, gatos o primates no presentan las similitudes necesarias al humano.

Escherichia coli
Fig 1.
Escherichia coli.

Investigaciones sobre su psicología, comportamiento, requerimientos nutricionales y hasta manejo, han permitido conocer más a esta especie. De esta forma han surgido nuevas técnicas para el diagnóstico y tratamiento, anestesia y quirúrgicas, así como de cuidado básico importantísimas para el correcto manejo de esta singular especie.
Esta información ha sido crucial para técnicos veterinarios, médicos veterinarios, investigadores y personas que generalmente conviven con los hurones.

Es difícil conocer con exactitud el número de hurones que han sido utilizados para estos fines, sin embargo, según los datos proporcionados por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, en 2004 el Animal Care Report señaló que 1.1 millones de animales fueron utilizados en investigaciones biomédicas, de las cuales 171 mil estaban  en la categoría de “otras especies”. Se estima que menos del 10% de ese número representan los hurones, se piensa que este grupo limitado de individuos se debe al nicho tan específico de aplicaciones biomédicas que tiene y al constante manejo que requieren.

Este artículo es exclusivamente informativo, no expresa en ningún momento la opinión del autor o de El Criadero de Hurones La Excelencia en Mascotas®