Principales cuidados médicos de los Hurones

Con los hurones, al igual que con los cachorros de perro y de gato es necesario tener cuidados médicos veterinarios generales para garantizar su buena salud y bienestar en el hogar.

Al llegar a casa es muy importante que no expongas al hurón a corrientes de aire, cambios de clima ni debes sacarlo al parque, a la casa de los vecinos o convivir con otros animales hasta que cumpla su calendario de vacunación y desparasitación. Por otro lado, para evitar diarreas no debes someter a tu nueva mascota a cambios drásticos de alimento, así que es conveniente que lo sigas alimentando con el mismo producto que manejaba la tienda por lo menos un mes más.

La gran mayoría de los hurones que se venden en México entran a nuestro país con una vacuna de moquillo, además de esto, los comercializados por El Criadero de Hurones La Excelencia en Mascotas® y son cuidadosamente revisados para garantizar animales de primera calidad, sanos y sociables. Sin embargo es muy importante que antes de salir de nuestras instalaciones aclares tus dudas, confirmes algunos aspectos de manejo y educación. Con toda la confianza, sabes que a lo largo de toda la vida de tu mascota contarás con nuestro apoyo vía telefónica, por correo electrónico o en persona para poderte asesorar oportunamente.

Los hurones deben ser revacunados contra moquillo en por lo menos dos ocasiones más, esta enfermedad es sumamente agresiva y tiene una mortalidad cercana al 100%, así que es muy importante que la prevengas, ya que una vez enfermo no será posible sacarlo adelante. Los hurones deben de ser vacunados con productos para hurones y no así con vacunas múltiples para perros o gatos.

También es conveniente que se vacunen contra la rabia, cabe aclarar que las mamás huronas fueron vacunadas, pero no los cachorros debido a su corta edad. Así que tu médico veterinario le deberá aplicar la vacuna aprobada para hurones.

La gripa es otro padecimiento que comúnmente compartimos con los hurones, debido a que se transmite con mucha facilidad, debes evitar el contacto con tu mascota mientras te encuentres resfriado. Es muy importante que no automediques a estos animalitos, ya que muchos de los productos que utilizamos nosotros para el resfriado pueden provocarle muchos daños a tu hurón. Por otro lado, tu mascota sólo debe consumir agua hervida o de garrafón ya que por medio del agua es muy fácil que tu hurón adquiera una gran cantidad de parásitos que posteriormente puede compartir con toda la familia.

El consumo de objetos extraños como juguetes, botones de controles remoto o suelas de zapato, pueden ser otro problema común, principalmente en hurones pequeños, en la mayoría de los casos sólo una cirugía podrá salvar a tu mascota, por esta razón es conveniente que tu hurón tenga su propio espacio donde permanecerá segura mientras los miembros de la familia van a la escuela o al trabajo.

En fin, un espacio adecuado, una buena alimentación y un correcto programa de vacunación y desparasitación harán la vida de tu mascota más sana y confortable.

Cuidados especiales para Hurones Geriátricos

Los hurones de edad avanzada o geriátricos requieren de cuidados especiales. Clínicamente a un hurón se le considera geriátrico después de los tres años de edad, así que a partir de esta edad es importante considerar algunos puntos que te pueden ser de utilidad:

En primer lugar, y así como existen las revisiones periódicas en humanos, es muy importante que tu mascota visite a su veterinario, el cual por medio de una revisión general y una toma de muestra de sangre podrá darse una idea de las condiciones en las que se encuentra tu hurón.

Por otro lado, los años han pasado, así que seguramente requerirá de una limpieza dental, esta es muy importante para la salud bucal de tu mascota, de esta manera, estas invirtiendo para que cuando tu hurón tenga 5 o 6 años no pierda piezas dentales por una mala higiene.

Dentadura sana

Fig. 1. Dentadura sana: blanca y limpia.

Es importante que recuerdes que los años en que tu mascota brincaba por todos lados, se caía e inmediatamente después volvía a correr ya han quedado atrás. Por esta razón es importante que cuides que tu mascota geriátrica no sufra grandes caídas, el vuelo del escritorio a la cama o el del closet será mejor que los controles, si efectivamente, tendrás que controlarlos ya que tu mascota seguirá intentándolos y divirtiéndose como siempre lo hizo, claro está que ahora con el cuerpo de un adulto mayor.

En cuanto a la alimentación, a los 5 o 6 años de edad es donde comenzaremos a ver los frutos de habernos preocupado por elegir el mejor alimento, esto se debe a que al igual que en el humano, una sana nutrición se traduce en individuos sanos y resistentes a enfermedades. En cuanto a la obesidad, los hurones tienden a cuidar muy bien sus consumos, así que difícilmente tendrás que controlarle la alimentación, recuerda que el controlarla sin necesidad puede ocasionarles gastritis, así que tu veterinario será el encargado de poner a dieta a tu hurón si fuera necesario. En cuanto a los dulces, si hasta este momento no has dejado el hábito de darle a tu mascota dulces, sería bueno que ya los retires de su dieta, yo se que él te los seguirá pidiendo, pero en todo momento es importante que recuerdes que es por su salud.

También es importante laxar a tu hurón; los hurones al igual que los gatos suelen acicalarse constantemente, así que durante los peleches (cambio de pelo estacional), tu mascota mudó de pelo que pudo ser ingerido sin tener la oportunidad de eliminarse por las heces, así que por los movimientos propios del aparato digestivo se pudieron haber formado “bolas de pelo” llamadas tricobezoares, las cuales necesitarán de tu ayuda para eliminarlas de forma preventiva y sin riesgos, pregúntale a tu veterinario cual es el mejor producto y la dosis para laxar a tu mascota. No es conveniente utilizar este tipo de productos de forma indiscriminada, en ocasiones me han contado propietarios que les dan laxante a sus hurones porque tosieron o una o dos veces por semana como una forma de evitar las bolas de pelo, este hábito no es el más correcto, ya que la flora intestinal de los hurones es delicada y puede afectarse fácilmente si se laxa indiscriminadamente.

Por otro lado, durante el baño puede ser un buen momento para revisar tanto la piel como la boca, orejas, ojos, nariz, patas, cola, genitales y ano de un hurón geriátrico. Por medio del suave chorro de agua con el cual lo bañas, puedes revisar con calma la piel, que se encuentre libre de heridas, elevaciones y cualquier lesión extraña; la boca, ojos, orejas, genitales y ano deben tener una coloración normal, las patas deben moverse de manera sencilla y firme y por último, la cola no debe tener cambios de coloración, elevaciones ni crecimientos extraños.

Al igual que en los humanos de edad avanzada, los hurones geriátricos con gripa requieren de mayores cuidados, tales como evitar corrientes de aire, convivencia con hurones y familiares enfermos de gripa. Una gripa mal cuidada en un hurón de edad avanzada puede llegar a poner en riesgo su vida si no cuenta con los cuidados adecuados.

Hurones con influenza

Fig. 2. Hurones con influenza llegan a necesitar terapia intensiva.