Dieta natural en Hurones

El calentamiento global, la mala alimentación, la excesiva industrialización, son factores que nos ha llevado a replantearnos la idea de si los alimentos industrializados son la mejor forma de alimentar a los hurones.

Esta filosofía se basa en el concepto de que los ingredientes al ser calentados durante los procesos de peletización y extrusión de los alimentos sufren tal descomposición que las enzimas y los principales nutrientes se pierden en el proceso. Sin embargo, encontrar la combinación adecuada de ingredientes para la formulación de una dieta equilibrada es un poco complicado.

En primer lugar, hay que tomar en cuenta que los hurones son carnívoros estrictos, esto significa que su dieta se basa principalmente en presas, sí dije presas no carne. Es muy importante recalcar la diferencia, es decir, en vida libre cuando un hurón caza, por ejemplo un roedor, no sólo come la carne, sino en conjunto ingiere piel, hueso, cartílago, órganos y sobretodo contenido estomacal e intestinal semidigerido que será de gran utilidad en la nutrición de un hurón; de esta manera, queda claro que el ser carnívoro no significa comer carne de forma exclusiva.

Por otro lado, la dieta natural de un hurón silvestre europeo (Mustela putorius) se basa principalmente en aves silvestres y pequeños vertebrados, aunque no duda en adicionar a su dieta anfibios, peces, reptiles, invertebrados y hasta carroña.

Antes de saber qué presa se va a ofrecer, primero se deber dónde comprarla. Es muy fácil encontrar ratones y ratas en algunos mercados, sin embargo, estos generalmente sueles estar parasitados, así que los ejemplares deberán ser de un bioterio. Los bioterios son centros especializados en ofrecer animales muy cuidados para laboratorios. De esta forma podemos estar seguros que las presas estarán libres de parásitos y diversas infecciones bacterianas.

Lo más simple es empezar con las presas congeladas de menor tamaño, así que suelen ser ratones no natos. A pesar de lo que podrías creer, muchos hurones ya carecen del instinto de cazar o comer presas frescas o vivas, así que tendrás que “facilitarles” el trabajo en principio para “incitarlos” a consumirlas, esto se consigue fraccionándolas, con el paso del tiempo, el tamaño de la porción será más grande y menos trozada.

La presa fue picada

Fig 1. La presa fue finalmente picada.

Debes tomar en cuenta que los hurones no se alimentan exclusivamente de un tipo particular de presas, así que tendrás que adquirir diversas especies y tamaños de ejemplares en el bioterio, incluso incluir pollo, codorniz o conejo, con la finalidad de variar su alimentación y evitar deficiencias nutricionales.

El pollo, a pesar de que no se encuentra en la dieta natural de los hurones -ya que originalmente es de Asia-, es una buena fuente de proteína de origen animal.

La carne, es muy importante que no sea su dieta única, puede ser mezclada con un poco de vegetales, arroz, carne con hueso, piel vísceras y sobre todo con una premezcla de vitaminas y minerales.

Ahora, como podrás haber notado, en realidad no es posible llevar a cabo una alimentación o dieta natural en casa, más bien es una alimentación o dieta cruda.

Por último, llegar a integrar una dieta cruda exitosa, libre de deficiencias nutricionales es complicado en hurones, así que un justo medio lo podrías conseguir añadiendo a su dieta tradicional de alimento balanceado una porción natural de presas.

Ten cuidado con aquellas presas que no se consumieron, deben ser retiradas de inmediato y debes de impedir que tu mascota se las lleve a su madriguera para “consumirlas más tarde”, estas se pueden descomponer y causar enfermedades que llegan a ser transmitidas al humano.

También te recomiendamos leer http://www.hurones.com.mx/dieta_natural.html para conocer más sobre los riesgos sanitarios de éste tipo de dieta.