Como ven, escuchan y otros detalles curiosos...

Pelotas
A la hurona "Lana" le gusta separar las
pelotitas por colores.

Nacen con los ojos cerrados
Nacen con los ojos cerrados.

Socialización temprana
La socialización temprana es muy
importante.

Posición de juego
Posición típica durante el juego.


Visión:

Los hurones provienen de una especie crepuscular, es decir, que son activos durante el atardecer y la noche, así que poseen tapetum lucidum, esto significa que su visión es mejor con niveles bajos de iluminación. Ellos no se desenvuelven perfectamente tanto en total obscuridad como en ante la luz brillante. Esto significa que los hurones pueden requerir un poco de tiempo cuando son sacados bruscamente de la oscuridad o se prende la luz después de que ellos están durmiendo.

Esta especie tiene una visión binocular, y aunque logran ver diferentes objetos en cada ojo, generalmente se enfocan en observar uno solo con ambos ojos. Su pupila se dibuja de forma horizontal, esto es muy característico de las especies que son cazadoras. Los hurones poseen una excelente agudeza visual en un ángulo muy cerrado, esto se puede apreciar a la hora de comunicarse o durante el juego. Los hurones requerirán de un mayor esfuerzo y atención para observar objetos distantes. Se sabe que tienen conos, por esta razón se concluye que pueden ver a color, sin embargo no está descrito a qué grado.

Audición:

Su destreza es otra habilidad importante, son capaces de divertirse mucho con pequeños objetos colocados en lugares “inalcanzables” según los propietarios. En varias ocasiones he escuchado pláticas de propietarios asombrados porque sus hurones se subieron por detrás de sus libreros y comenzaron a tirar las cajitas de los CD´s, lo más interesante es que era de uno en uno, y entre cada travesura, su mascota se asomaba para ver como había caído la cajita…

Olfato:

Los turones (hurón silvestre), poseen un periodo de impronta olfatoria de acuerdo con los estudios de Apfelbach entre los 60 y 90 días de edad. Antes de ese tiempo, los turones (hurón silvestre), se niegan a ingerir presas. Ya de adultos, llegan a ignorar aquellas presas con las cuales no se familiarizaron durante el periodo de impronta. Esto podría explicar por qué los hurones sólo comen un tipo de dieta y por qué es tan difícil de hacer un cambio de dieta en un ejemplar adulto.

El olfato, es particularmente importante en los hurones. Los mustélidos silvestres requieren esencialmente de este sentido para conseguir sus presas. Durante una exploración del ambiente, los hurones invierten una gran cantidad de tiempo en olfatear para reconocer su entorno. Por ejemplo, al ponerle un objeto enfrente, el hurón primero lo olfateará antes de verlo o tocarlo.

Vocalización:

Aunque la mayoría del tiempo son callados. Los hurones hacen diversas vocalizaciones para comunicarse. Estas han sido descritas por diversos propietarios y carecen de un nombre específico:

Dook: Esta es la vocalización más frecuente de los hurones. Son pequeños sonidos cortos contantes que generalmente vienen acompañados de pequeños brinquitos. Este sonido generalmente significa felicidad o excitación y comúnmente se puede observar durante los periodos de exploración.

Hisssss: Los hurones al igual que otros mustélidos, emiten este sonido como signo de enojo o frustración. Puede ser utilizado como signo de agresión o como señal de advertencia. Vocalizaciones cortas pueden incorporarse durante el juego o para proteger sus juguetes mientras que emisiones prolongadas suelen asociarse a frustración.

“Miedo”: Es literalmente un grito, intenso y en ocasiones prolongado. Puede presentarse cuando se encuentra aterrado o para intimidar a un oponente antes de escapar. Si es muy prolongado, se debe entender que algo grave está sucediendo. Si esto es muy frecuente o sin sentido, es conveniente consultar al médico veterinario.

“Ladrido”: Es inusual. Son vocalizaciones cortas utilizadas durante la defensa, alerta o cuando se encuentran muy excitados. Generalmente pueden estar acompañadas por una mordida por lo que se debe tener precaución.

“Llanto”: Los hurones muy cachorros pueden necesitar mucha compañía, así que no dudes que tu mascota trate de llamar tu atención de esta forma.

Comportamiento locomotor:

El comportamiento normal consiste en movimientos de sus cuatro patas, aunque también pueden galopar, brincar, correr y pararse sobre dos miembros.

Los movimientos más curiosos son durante el juego, en él, tienden a brincar, con el pelo erizado y emitiendo vocalizaciones de excitación. Si no lo has visto, no te preocupes, no todos los hurones se expresan de la misma forma. Este tipo de comportamientos es más evidente en la presencia de varios ejemplares.

Comportamiento social:

Las reglas de comportamiento se aprenden y se heredan. El grupo social de los hurones se encuentra organizado con base en estatus social, territorial y actividad reproductiva. Esto depende del aprendizaje y de comportamientos innatos. Desde muy temprana edad, las crías observan la forma de actuar de su madre ante el entorno y por supuesto ante el humano. De este tiempo dependerá en gran medida la actitud que tendrá un hurón ante la presencia de las personas.

Comportamientos extraños:

Si notas algo extraño o incorrecto, es conveniente que consultes a tu médico veterinario.